• Valldemossa, Via Blanquerna

  • Valldemossa

  • Valldemossa, Iglesia San Bartolomé

Valldemossa

Valldemossa es una localidad y municipio español situado en la parte occidental de la isla de Mallorca, en la comunidad autónoma de Islas Baleares. Cuenta con 2.027 habitantes (INE 2012).
Las alquerías, palabra de origen árabe, eran pequeñas comunidades rurales. Se cree que el origen del pueblo era una de estas alquerías fundadas en el valle por un noble árabe denominado Mussa o Muça, con los años ValldeMussa se convertiría en el actual nombre del pueblo.
Ofrecen un encanto especial sus calles empinadas y estrechas. Se conserva en el pueblo la casa natal de Santa Catalina Tomás. Destaca también la iglesia del siglo XIII, muy reformada en el XVIII.
Su atracción principal es la Cartuja de Valldemosa y el recuerdo que en ella dejó en el invierno de 1838-39 la estancia de la pareja romántica integrada por Chopin y George Sand. Chopin compuso allí sus Preludios Op. 28 y Sand escribió Un invierno en Mallorca.
Además de los ilustres huéspedes que fueron Chopin y George Sand, en la Cartuja pasaron temporadas personajes de la talla de Rubén Darío, Jorge Luis Borges, Jovellanos, Santiago Rusiñol y otros muchos.
Hoy residen en Valldemosa pintores de renombre.
A 5 km de dicha localidad está Miramar, antigua residencia del Archiduque Luis Salvador de Austria. Miramar es famoso porque allí instaló Nicolás Calafat la primera imprenta que hubo en la isla. También Ramón Llull creó el primer colegio de lenguas orientales.
Interesantes son también la Ermita y el Puerto.

Fuente: Wikipedia

Presentación del lipdub “Valldemossa me gusta”

Basado en la canción “Mira la mar”, de Fora des Sembrat, y se hizo una jornada de puertas abiertas en el Casal de la Asociación de Jóvenes de Valldemossa. Hubo también un refresco para los asistentes. Participaron 100 personas. La organización fue de la OCB de Valldemossa, de la Asociación de Jóvenes de Valldemossa y del Ayuntamiento de Valldemossa. Fuente: mallorcamagrada.blogspot

“Historia”

Municipio de la isla de Mallorca a 17 km de la capital, Palma, y situado a 435 metros sobre el nivel del mar, forma parte de la sierra de Tramuntana, cadena montañosa que se extiende a lo largo de 80 km a lo largo de toda la costa septentrional de la isla. El origen del topónimo (valle de Mussa) se explica por la influencia del dominio islámico en Mallorca, durante 300 años, después de la invasión de la península Ibérica el 711. Valldemossa es rica en fuentes y está rodeada de una abundante y frondosa vegetación (olivos milenários, encinas y almendros, etc.), por eso ofrece al visitante la sensación de calma y quietud seculares.Tienen un encanto especial sus calles estrechas y empinadas. Se conserva en el pueblo la casa natal de la santa más venerada de Mallorca, Catalina Thomàs, quién nació en Valldemossa el 1531 y murió considerada una santa en Palma el 1574. Destaca también por su ubicación la iglesia parroquial, originaria del s. XIII, si bien reformada ampliamente en el s. XVIII. La atracción principal de Valldemossa ha sido y es, sin duda, el monasterio de la Cartuja. Aquí se visitan las habitaciones en las cuales se alojaron los adalides del romanticismo francés de mediados de s. XIX, el famoso compositor polaco Frédéric Chopin y su compañera, la escritora Aurore Dupin, más conocida por su alias de George Sand. Las huellas de su breve (diciembre de 1838 – febrero de 1839), aunque intensa, estancia ha originado desde entonces un incesante peregrinaje.

Otros personajes ilustres dejaron su huella indeleble entre los valldemossins: El insigne Rubén Darío, Melchor Gaspar de Jovellanos, Santiago Rusiñol, el archiduque de Austria Lluís Salvador. A 5 km de esta localidad se encuentra Miramar, la antigua residencia de este último personaje. Aquí Bartomeu Caldentey, doctor en Teología por la Universidad de París, beneficiario residencial de la catedral de Mallorca, en colaboración con otro beneficiario de la Sede, Francesc Prats, instaron el relojero valldemossí Nicolau Calafat a construir una imprenta (1485) para editar obras de carácter espiritual. Siglos antes el insigne pensador Ramon Llull había fundado (1276) aquí un monasterio franciscano en el cual desarrolló la primera escuela de lenguas orientales en Europa, destinada a instruir los evangelizadores de África.

Otro lugar de visita es la Ermita. Está situada entre la mar y la montaña, a los pies de la sierra de Tramuntana, a 2 km en dirección a Deià, e integrada en un paraje de incomparable belleza y desde el cual se descubre un excepcional panorama; allá una pequeña comunidad de ermitaños mallorquines consagran sus vidas a la oración y la penitencia. Se ruega que respetar el silencio durante la visita. Por otro lado, las fabulosas vistas sobre la Mediterránea agradecerán un estado de ánimo pausado para disfrutar de la armonía del entorno. En definitiva, un pueblo urbanísticamente inalterado desde hace siglos, habitado por unas cálidas gentes cariñosas con el visitante respetuoso.

Fuente: Ayuntamiento de Valldemossa

“Fiestas y Tradiciones”

Fiestas de la Beata (28 de julio). Cuando fue canonizada, el 1930, la valldemossina Catalina Thomàs pasó a ser la primera santa mallorquina. Las fiestas en su honor son las más importantes para el pueblo. Centenares de personas acuden con devoción de todas bandas de la isla. El epicentro de las celebraciones es el carro triunfal o cabalgata de la Beata: año tras año una muñeca de seis años es escogida para representar la santa en una procesión por las principales calles del pueblo.

Fiestas de Santo Bartomeu (24 de agosto). Fiestas en honor a santo Bartomeu, patrón de la villa de Valldemossa. Se celebran multitud de actas y acontecimientos culturales, musicales y deportivos, con la colaboración y participación de los habitantes del pueblo, personajes ilustres y autoridades locales.

Conciertos de piano. El 1930, el compositor mallorquín Joan Maria Thomàs crea el Festival Chopin con la colaboración activa del matrimonio Boutroux-Ferrà. A lo largo de 29 ediciones, el claustro de la Cartuja ha acogido multitud de prestigiosos intérpretes que año tras año han dejado en Valldemossa un recuerdo imborrable (www.festivalchopin.com).

Fuente: Ayuntamiento de Valldemossa

“Centros de Interés | Monumentos | Museos”

Casa natal de santa Catalina Thomàs. Casa natal de la santa más venerada a la isla, Catalina Thomàs, quién nació en Valldemossa el 1531. A edad temprana manifestó su religiosidad y su determinación de ingresar en alguna institución conventual. Ingresó el 1553 en el convento agustino de Santa Maria Magdalena de Palma, donde actualmente se venera su cuerpo incorrupto.

Real Cartuja. Este antiguo monasterio, en los orígenes residencia real, fundado y habitado por monjes cartoixans desde el año 1399 hasta el 1835, acogió el pianista y compositor polaco Frédéric Chopin y la escritora francesa George Sand el invierno de 1838-1839. Sus museos albergan recuerdos de la romántica pareja y muestras del arte y la cultura de los siglos XV al XX.

Palau del Rey Sanç. Palau edificado por el rey Jaume II para su hijo Sanç, que reinó en Mallorca de 1311 a 1324. Los años 1801 y 1802 estuvo tomado en la torre Gaspar Melchor de Jovellanos (insigne ministro de Carles IV), hasta que fue trasladado al castillo de Bellver. El 1906 y el 1913 estos muros albergaron el gran poeta nicaragüense Rubén Darío, que vestía hábito de monje para inspirarse en sus escritos. Entre los elementos arquitectónicos merece destacar la escalera de la Ave Maria, con el puente levadizo y el medallón de San Bruno (Jaume Blanquer, 1623), la torre de los Huéspedes y el claustro de Santa Maria.

Fundación Coll Bardolet. Esta fundación tiene como objetivos preservar, exhibir y difundir la obra pictórica de Josep Coll Bardolet, hijo ilustre de Valldemossa, así como su colección privada propiedad de la fundación, además de promocionar las bellas artes en general (www.fccollbardolet.org).

Centro Cultural Costa Nord. Costa Nord está situado en el centro de Valldemossa, uno de los lugares más emblemáticos de Mallorca. El centro Cultural Costa Nord es la sede de la “Fundació per el Desenvolupament Sostenible de les Illes Balears” La visita a Costa Nord comienza con la proyección de una película sobre la historia de la isla, de su costa norte y de los ilustres personajes que allí vivieron, y una recreación virtual del “Nixe”, el barco del Archiduque Luis Salvador. El Auditorium es una sala multifuncional cerrada que tiene una capacidad de 40 a 150 personas dependiendo del tipo de montaje que se desee. En Costa Nord se celebran ciclos de conciertos, jornadas gastronómicas, cineclub, excursiones guiadas a la Serra de Tramuntana durante los meses de Octubre a Abril. (www.costanord.es).

Ermita de Valldemossa. Incomparable lugar para el recogimiento del espíritu. Fabulosas vistas sobre la Mediterránea. Respetar el silencio de la comunidad religiosa (ctra. Valldemossa-Deià, km 4).

Miramar. Antiguo monasterio fundado por el pensador Ramon Llull el 1276. A lo largo de la historia pasó a diferentes manso, entre las cuales las de varias órdenes monásticas: cistercense, dominicos, jerónimos, ermitaños, etc. El 1485 se instaló la primera imprenta de Mallorca. Pasados unos siglos, en 1872, el archiduque Lluís Salvador de Austria lo compró e hizo una importante obra de restauración.

Puerto de Valldemossa (Sa Marina). A 6 km de la villa, a los pies de la Serra, una carretera estrechada con un gran desnivel nos dirige a este pequeño puerto de pescadores con encanto y una calita de aguas cristalines. El Puerto de Valldemossa ofrece al visitante un entorno natural privilegiado.

Mirador del Puig de Sa Moneda. Mirador creado por el archiduque Lluís Salvador, desde el cual podemos contemplar magníficas vistas a la costa y en el pueblo de Valldemossa. Este mirador está situado en la urbanización George Sand, a 3,5 km de la villa de Valldemossa en dirección a Banyalbufar.

Mirador de Miranda des LLadoners. Escenario privilegiado situado a los pies de la Real Cartuja y el palacio del Rey Sanç, desde el cual se contempla el marco incomparable del pueblo de Valldemossa, del valle y, en la lejanía, la ciudad de Palma.

Fuente: Ayuntamiento de Valldemossa

“Personajes Ilustres”

El pueblo de Valldemossa ha acogido a lo largo de la historia a innumerables artistas que no quisieron sustraerse al embrujo de este valle de encanto. Muchos de ellos continúan aun hoy trabajando amparados por la inspiración de su luz.

En primer lugar destacamos como personaje más relevando la figura de Santa Catalina Thomàs, más conocida como la Beateta. Nacida en Valldemossa en 1531, su vida ejemplar y compasiva además de sus éxtasis y milagros caló en el corazón de los mallorquines, pues a su muerte ya era venerada como santa. Fue beatificada en 1792. El pueblo de valldemossa rinde en su honor las fiestas más importantes del año.

El Archiduque Luis Salvador (S’Arxiduc). Llegó A Mallorca por primera vez en 1867. Se estableció en Valldemossa con la adquisición de varias propiedades y realizó importantes estudios sobre el Mediterráneo. Su legado: “Die Balearen in wörter und bild” fue crucial para dar conocer y divulgar los Islas Baleares.

Frédéric Chopin y George Sand (Aurore Dupin), Compositor polaco nacido en Varsovia en 1810, pasó en Valldemossa 3 meses junto a su pareja George Sand y los dos hijos de ella en una celda de la Cartuja. Chopin Compuso aquí sus Preludios y otras obras. George Sand escribió la obra literaria “Un Invierno en Mallorca”.

Otros escritores de relevancia que han pasado por Valldemossa son Jorge L. Borges. Fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Rubén Darío; el poeta nicaragüense, autor de “la isla de oro” en alusión a Mallorca, visita la isla en 1906 y 1913; y M. Gaspar de Jovellanos, escritor, jurista y político ilustrado español. Desterrado en Mallorca por razones políticas de la época en 1801 primero al monasterio de la Real Cartuja de Valldemossa, y posteriormente trasladado a la prisión del castillo de Bellver en la Ciutat de Palma.

Al mismo tiempo, Valldemossa ha sido lugar de inspiración para pintores tanto locales como foráneos, que han sabido apreciar la luz y el entorno para la creación de sus obras. Nombres destacados como José María Alcover, Mónica Areilza, Nils Burwitz, Paco Carvajal, Josep Coll i Bardolet, Jaime Colorao, Bartomeu Ferrà, Rafa Forteza, Josep Guinovart, Erwin Hubert, James Lambourne, J.B. Laurens, Masaya, Eliseu Meifren, Pilar Montaner, Carlos Nogueira, Bernat Reojo, Santiago Russiñol, Lourdes Sampol, John Sargent, Pedro y Jacobo Sureda, Margareth Sweeny, Claudio Torcigliani, Xim Torrens y Bruno Zupán. Y también para los siguientes músicos e intérpretes, agrupaciones musicales, fotógrafos y literatos tan relevantes cómo: José Carlos Lobo, Bartomeu Calatayud, Bartomeu Estaràs – El Parado de Valldemossa, Gènia Tobin, Els Valldemossa, Miquela Lladó, Ivan Martin, Ivan Nagy y Marilyn Burn, Pedro Coll, Xisco Bonnin, entre otros.

Fuente: Ayuntamiento de Valldemossa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »